Tatuaje de cejas

¿Qué servicio te ofrezco?

Con casi 20 años de experiencia he desarrollado un método propio para lograr unas cejas muy naturales y que no se noten que van pigmentadas o como me gusta llamarlas ahora un tatuaje realista muy natural.  Calidad que convence, mínima traumatización del tejido con mucha precisión. Y lo mejor de todo es que el resultado  es de inmediato, nadie notará nada raro en tu cara.

¿Qué logramos con este tratamiento?

Antes y después del tatuaje de cejas en MadridDar una forma armoniosa y favorecedora, hace un efecto lifting de inmediato, antiaging 10 – 15 años (ver testimonios), se ve el ojo más abierto y luminoso. Cejas que siempre han tenido poco pelo se arreglan para que vayan más acorde con el estilo de la señora, cuando son demasiado claras y no dan expresión a la cara.

Le da seguridad a la clienta ya que no se las tienen que pintar más, no se les borra en la piscina. Imagen impecable todo el día, o en el gimnasio. Cuando se han caído por estrés o por los años recuperan su imagen de nuevo.  Con una ceja se puede cambiar una expresión de la cara, más atractiva, más felina, da carácter….(diseñamos nuestra expresión)

 

Una de las principales preocupaciones de mis clientas es saber como les quedarán las cejas. ¿Me quedarán demasiado oscuras? ¿Se me van a inflamar? Ya que (muchas) veces una imagen vale más que mil palabras, os muestro fotos de una paciente antes de realizarse el tratamiento de micropigmentación y una vez finalizado:

“Realmente ESPECTACULAR. Gracias por tan estupendo trabajo. Ánimo a todas las personas que quieran recuperar su aspecto a que se pongan en tus manos. Gracias Isabel”
Carmen Valbuena

Uno de los casos más sensibles para mi, como profesional de la micropigmentación, fue el de una paciente: Consuelo Ortega Dominguez. Su testimonio me conmovió, y lo reflejo en este apartado, tal cual lo plasmó ella en un comentario de Facebook, acompañado de fotos de su tratamiento. Gracias a ti Consuelo por compartir tus sentimientos con tod@s:

Proceso del tatuaje de cejas

“Hacía ya unos años que mirarme al espejo me costaba mucho trabajo. No reconocía mi propia cara, mi expresión de siempre. Y todo se debía a que en poco tiempo había ido perdiendo el pelo de mis cejas.

Puede parece banal una afirmación de este tipo cuando hay muchas enfermedades que provocan situaciones mucho más graves, pero la sensación de verte sin cejas es desoladora. Durante muchas horas, de muchas noches me dedique a buscar una solución para mi problema. Entre todas ellas que no son muchas, comencé a probar las más sencillas: lápices de cejas, rimel para cejas, plantillas, sombras y similares cuya eficacia es relativa, por no decir inexistente. De partida había descartado las soluciones quirúrgicas como los Microinjertos, primero porque me daba miedo y además porque no son soluciones especialmente asequibles.

Entonces en una de mis frecuentes visitas a la web, descubrí la palabrejas que iba a hacerme sonreír de nuevo: Micropigmentación. Puede parecer extraño que semejante término, por si solo fuera el remedio a mi problema, y así es, porque si detrás de ella no hay un profesional responsable y cualificado, la Micropigmentación no sería más que una palabra compuesta. Ahí es donde entra en juego la capacidad profesional de Isabel Arias. Como en casi todas estas técnicas, más aún siendo novedosas, la competencia del profesional es básica; su experiencia, su aptitud y destreza son fundamentales. Hablamos de una técnica en la que, además de los instrumentos adecuados se precisa un talento especial para -como quien se enfrenta a un lienzo en blanco- hacer que renazcan las expresiones que el tiempo se llevó y, al mirarte al espejo, vuelvas a reconocerte en él. Además debo decir que fue muy importante para mi sentirme entendida, y en eso, el papel de Isabel resultó imprescindible. Es un cielo de mujer, cariñosa, cercana, y además lo transmite hasta impregnarte de su optimismo y confianza.

Gracias Isabel”

Consuelo Ortega, 13 de abril del 2015

Anuncios